Si te gusta la mousse, no te podrás resistir a este mousse de piña. El sabor de la piña integrado en la textura suave y esponjosa de la mousse es un valor en activo para tus fogones. No dejes escapar esta oportunidad de aprender a preparar esta sabrosa y espectacular delicatessen que brillará con luz propia en la carta de postres de tu restaurante. Recuerda que este postre es uno de los clásicos en los mejores locales porque agrada a todos los paladares sin excepción. Sigue leyendo y no te pierdas este contenido tan apetitoso.

Mousse de piña paso a paso

Nos ponemos con las manos en la masa para explicarte los secretos y los trucos de este delicioso postre.  Empezamos por los ingredientes, que son necesarios para prepararlo. Naturalmente, piña en su jugo, nata para montar, azúcar glasé, azúcar, gelatina neutra y agua para hidratar la gelatina. Ahora que tenemos los ingredientes empezamos con los  pasos de la receta.

Lo primero que tenemos que hacer es triturar la piña. Lo haremos en un recipiente lo suficientemente grande para que quepa tanto la piña como el jugo. Después de triturarla con el jugo calentaremos la piña un poco, pero con fuego de baja intensidad.

Después empezaremos a trabajar con las láminas neutras de gelatina. Las hidrataremos en agua mientras la piña se va calentando. Más tarde agregaremos las láminas de gelatina a la piña triturada y también añadiremos el azúcar. Lo mezclaremos todo y lo calentaremos, pero sin que llegue en ningún momento al punto de ebullición. Después retiraremos el cazo del fuego y dejaremos reposar la mezcla. 

Ahora es el momento de montar la nata. Para ello juntaremos la nata líquida y el azúcar glasé. Una vez tengamos la nata montada la uniremos con la mezcla de la piña triturada. Todo se ha de remover hasta que quede una textura única y muy bien cohesionada.

Toque final

Ahora ya tenemos la mousse de piña lista; sin embargo, vamos a trabajar en la preparación del postre para que tenga esa textura que tanto nos gusta. Prepararemos cuencos, copas o vasitos que vamos a rellenar y a meter en la nevera hasta que el postre quede cuajado. El paso final es dejarlo en la nevera para servir esta mousse bien fría. 

No obstante, antes de servirla puedes añadir toppings a la mousse para que la presentación sea espectacular. Desde fideos de chocolate hasta una hoja de menta son combinaciones excelentes para que el conjunto quede espectacular, tanto por su sabor como por su presentación. Sin embargo, la opción de servir la mousse sin aditivos también es ideal. Cualquier opción es perfecta porque se trata de un postre especial.

Esperamos que este contenido sobre la mousse de piña te haya gustado. Te recomendamos que visites nuestra línea dulce. Nosotros ponemos a tu disposición una gama de postres a la que no te podrás resistir. Y, naturalmente, hará las delicias de tus clientes. No olvides visitar nuestra página web. Estaremos encantados de hacer llegar a tu negocio de restauración nuestros productos. 

Recommended Posts

Leave a Comment

5 × three =